Dune: Leto, el prenacido (concurso fans)

El halcon del Hombre Presciente,
Volo sobre el Reino de Arena,
Pero cuando la luna se hundio demasiado baja,
Supo que ese tiempo no sería lento,
Y el niño corrigio lo que el padre comenzo.
-La Historia Oral

Habia muchas noches en las que Leto podía absorber todos los detalles del desierto en su ser, pero esta noche no tendría tanta suerte en su carrera de vuelta a Arrakeen, ya que estaba lleno de adab, la demanda de memoria, la memoria que viene de uno mismo.

A pesar de que, a menudo, Leto buscaba ayuda en algunas Memorias específicas para la remodelación del imperio que habia heredado de su padre, este sentia un miedo agudo cuando las Memorias le venian espontáneamente. La Memoria era un patrón persistente que podría fijarse en uno mismo, pero el peligro del prenacido, recaia en la absoluta perfeccion de las Memorias del antepasado que estaba en su ser. Podria permanecer dentro de estas Memorias y dejar el imperio se pudriera. Esta tentación de perderse significaria la muerte, y Leto todavía tenia mucho trabajo por hacer antes de que se le permitiera morir.

“Si hubiera tenido que nacer hoy en una yurta, eso aliviaria esta melancolia?”, pensó Leto II. “Gurney hubiera…”. Leto tuvo que reponerse.

Gurney Halleck habria castigado al padre de Leto, Paul Atreides-Muad’Dib. El niño emperador sabía del peligro de sucumbir a su tía, pero a menudo se encontraba a si mismo gravitando hacia la voz de su padre, aunque él no se atreveria a dejar que su voz asumiera el control. Hoy, no sabia cuanto tiempo hacia que su padre habia muerto a manos de un sacerdote que una vez habia alabado el nombre de Muad’Dib, ignorando el verdadero significado de las palabras de su icono. Mañana recordaria que habian pasado casi cinco años. Leto no tenía tiempo para suspirar mientras corría de vuelta a casa, hacia Ghanima.

A veces la carrera a traves del desierto reprimia la eternidad del Tiempo que le habia reclutado, una paradoja que permitia a Leto apreciar su propia gran-nada y el siempre-presente Ahora. Tenía ganas de encontrarse perdido en las corrientes en vez de la vanguardia del Tiempo.

“Humor?. Yo soy todos los hombres y mujeres que conforman mi pasado. Hacer el amor?. Lo he visto hacer más que Idaho!”. A pesar de que Leto se permitio una carcajada seca al acordarse de como Gurney le hablo a Paul sobre el humor, fue golpeado de repente por un pensamiento sobre Duncan Idaho: “Podria un Duncan Idaho encontrar alguna vez una vida propia o estaria por siempre atrapado en su lealtad mistica a los Atreides?”.

Idaho y los Atreides, la lealtad; era una idea curiosa que le perseguia a Leto en su regreso a Arrakeen.

No era frecuente que Leto pudiera encontrar el humor en los recuerdos de su padre, asi que atesoraba las Memorias de un hombre atrapado por el destino, por la presciencia. Leto habia llegado a entender a su padre por completo durante su primera visión presciente de las necesidades de la Senda de Oro, un futuro que podría conducir a toda la humanidad hacia un deseo de morir, a pesar de la mucha muerte que traeria el Kralizec, el tifon nacido de la muerte sin principio ni fin, y que se haria realidad por la verdadera evolución de la especie. Fue un futuro que presento su propio tipo de trampa al ser humano, tanto a Leto como a Muad’Dib.

Sin embargo, la primera emocion que Leto experimento hacia su padre fue de odio y disgusto; pero eso fue debido a la naturaleza de su despertar mientras aun estaba en el seno materno. Fue un recuerdo que había puesto fuera de su mente, pero había llegado a resurgir de nuevo mientras corría pasado Shuloch, el viejo sietch de Jacurutu:

Él estaba acunando a un niño en unos brazos que no eran los suyos, sintiendo como si estuviera sosteniendose a sí mismo. Con una voz ronca, de mujer, trató de calmar al niño:

“Estate tranquilo, pequeño Leto. Nuestro Usul volverá pronto con nosotros”. No era su voz, y sin embargo, pensó que podría ser la de su madre Fremen. Ella le cantó a su bebé:

“Tranquilo, mi amor, por el viento del desierto que llego.

Mira y escucha su aullido.

Sobreviviras a la tormenta de las Arenas.

Alcanza tu Espíritu Ruh

Y saludaremos tu mirada

Con el agua de la tribu”.

Las palabras le conmovieron y como se habia insinuado en su mente, entendio que esa era su madre, Chani, cantando a su hijo primogénito, un hijo muerto hacia ya tiempo. A pesar de que podía reproducirla perfectamente, era una canción que habia cantado una sola vez a su hijo, en parte debido a un miedo curioso. Su Usul había puesto de alguna manera esas palabras en su mente. Era una cancion pausada y arritmica, como el que camina a través del desierto para evitar la llegada de Shai-Hulud, el viejo hombre del desierto. Ella estaba cantandole a su hermano, asesinado por los Sardaukar no mucho antes de que Paul tomara el control de Arrakis y se convirtiera en emperador. Durante este despertar, Leto fue atrapado por Memorias alternas que parecian querer demostrar a su joven mente que su padre había permitido que todas aquellas cosas terribles ocurrieran.

La vida y la muerte se entremezclaban como si le hubieran inundado con las Memorias y violencia de sus antepasados. “Muad’Dib era como todos los demas”, ya lo había pensado. Mientras crecia en conciencia en el seno materno, este recuerdo de su madre lo perseguia, ya que aparecio como una luz tenue contra las oscuridad de la historia de los Atreides y los Fremen, como un globo-suspensor de luz intermitente que traia al sietch tanto calor como peligro.

Y, sin embargo, cuando Leto nacio, permitio a su padre el uso de sus ojos para que la voz y la hoja de Scytale pudieran ser apaciguadas.

Y ahora, Leto era como un niño abandonado en Shuloch, a pesar de que no hizo mas que imitar las acciones de su padre, aunque muchas personas lo percibieran como la extension de la voluntad divina de Muad’Dib.

“Me he convertido en un repositorio de todas las palabras y significados, pero esa experiencia de despertar, esa diferencia del prenacido… en realidad nunca se puede destilar y traducir a un idioma comprensible por cualquiera, excepto otro prenacido”, penso Leto. Entendia el vasto vocabulario sobre el trabajo de Dune, porque la Senda de Oro exigia que se convirtiera en la ultima expresion de los significados ocultos y la sustancia de las palabras. Leto, a menudo, se preguntaba si alguien que no fueran él y Ghani podrian entenderlos todos.

Su mente comenzaba a cansarse, Leto se pregunto por que su primer recuerdo de esta vida reaparecia. El calculo Mentat le fallo aqui, una sorpresa en medio de un océano de Conocidos.

Los Fremen no suelen quejarse de sus carreras por el desierto, las cuales le calman como sabía que lo harían, pero los pensamientos de su Senda de Oro sacaban voces de dentro de su mente. Leto estaba destruyendo su-casa-el-desierto en nombre de la necesidad Fremen. “Por qué?”. “Que te da el derecho?”. “Liet no nos hubiera destruido así!”. Por último, el vozarron de Harum sofoco el miedo y la ira.

“Por qué estoy tan cansado?”. penso Leto. La Senda de Oro reforzaba su tranquilidad, y aunque pocos lo entenderian, definiria a Leto y lo colocaria en un panteon que nunca deseo.

Una vez mas, sus pensamientos fueron a Gurney Halleck, cuya cicatriz de tintaparra era un recordatorio de la crueldad peligrosa de los Harkonnen, y su renombrada habilidad con el baliset. A Leto le costo un tiempo ser capaz de tocar el baliset, tan bien como el guerrero-trovador. Hubo muchos momentos en que rompia una cuerda o incluso el propio instrumento; la piel de truchas de arena no siempre estaba de acuerdo con sus estados de animo y, a menudo, impedia el más delicado de los gestos. Si no se sentía abrumado por sus Memorias cuando regresara a casa, le tocaria a Ghani una canción, una que Paul una vez fingió no haber escuchado sobre la llegada a Arrakis:

El halcon vuela sobre las aguas de Caladan,

nostalgia por la quietud

creciendo loca con el hambre del desierto!.

Las damas son unas guarras,

y pueden ser rapidas al enfadarse.

Ten cuidado con la vida de tu polla!.

Vemos una trampa,

todos los conspiradores son conocidos, mientras

el halcón vuela sobre las aguas de Caladan.

Esto le recordaba a tiempos mas sencillos, cuando la yihad de Muad’Dib aun no habia arrasado el Imperio y su religion no habia formado aun a Fremen codiciosos. Leto se permitio una alegria, sabiendo que sin alegria o sorpresa, podria cambiar y convertirse en el espejo de esos ancestros que no se negaron en convertirse en bestias que buscaban la muerte. Desde su encarcelamiento en Shuloch y la asuncion de la piel de truchas de arena, Leto temía que ya no pudiera sentir el aliento de la vida. “Arriesgo mi salud mental en esta existencia y ahora en esfuerzo en lograrlo. No hay duda que Padre arriesgo su comprension de esta realidad poniendo en marcha sus visiones, y ahora la mia se lleva a cabo. Un día yo tambien, caere, y todo lo que quedara sera el polvo esparcido por el Secher Nbwi, mi Senda de Oro”.

Se hacia tarde con la llegada del ocaso, y Leto estaba agotado por los recuerdos de su nacimiento. Harq al-Ada trataria de contener su ira cuando volviera. “No le gusta cuando preocupo a su esposa. No debo permitir que Ghani se preocupe más”. Leto se apresuró a regresar a casa con su hermana.

*** “Dune fans contest 2010”, del blog Jacurutu y Hairy ticks of Dune. Cuento ganador escrito por Tleszer.

Traduccion libre de Danienlared.

3 Respuestas a “Dune: Leto, el prenacido (concurso fans)

  1. Todo un hallazgo. Verdaderamente bueno, muy buen relato. 🙂

  2. Este fue el ganador de aquel concurso. Para mi gusto no es el mejor. Tengo cuatro mas traducidos que ire colgando. Hay uno sobre un naib fremen, otro sobre el combate de Feyd-Rautha con el soldado Atreides, otro sobre una leccion de la Bene Gesserit y uno de una “purga” de Alia. Hay calidad, repito.

  3. Tengo mucha curiosidad, por leer el resto. Ardua labor la de traducirlas, si señor. Felicidades Tovarich. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s