Dune: Odrade enrola a Sheeana

-Como es que puedes dar ordenes a los sacerdotes aqui?, pregunto Sheeana. Esta es su casa. Odrade eligio sus palabras. -Los sacerdotes tienen raices Fremen. Siempre han tenido a Reverendas Madres cerca, en algun lugar. Ademas, muchacha, tu tambien les das ordenes. -Eso es diferente. Odrade reprimio una sonrisa. Habian pasado poco mas de tres horas desde que su fuerza de asalto hubiera abortado el ataque al templo. -Como es que vinisteis y me salvasteis?. La muchacha tenia una voz encantadora, pero necesitaba adiestramiento, penso Odrade. -Respondeme!, ordeno Sheeana. -Calmate chiquilla, dijo poniendo el tono de mando en un preciso tenor, y vio que causaba efecto…

-Ese es otro tipo de Voz. Estas intentando calmarme. -Estoy intentando preparar nuestra respuesta a este ataque. Por que me distraes?. Crei que deseariais que fueran castigados. -Que vais a hacerles?. Dimelo!. Una muchacha vengativa, penso Odrade. Eso deberia ser refrenado. El odio era una emocion tan peligrosa como el amor. La capacidad para el odio era la capacidad para su opuesto. -He enviado a la Cofradia, Ix y los Tleilaxu el mensaje que siempre enviamos cuando nos sentimos irritadas. Solo dos palabras: Lo pagareis. -Ni siquiera estais furiosas, solo irritadas!. -Refrena tu impaciencia, chiquilla!

…Los tleilaxu habian hecho entrar en accion a sus nuevos danzarines rostro. Eran una prueba para la Bene Gesserit, extremadamente dificiles de detectar. -Estas demasiado interesada en la Voz, niña. El silencio es la herramienta mas valiosa para la instruccion. -Todo el mundo me obedece!. -Estoy aqui para enseñarte muchas cosas, pero no puedo hacerlo bajo tus ordenes, niña. -Por que sigues llamandome niña?. Ya menstruo. -Pero sigues siendo una niña. Los sacerdotes me obedecen. -Te tienen miedo. -Tu no?. -No. yo no. Los sacerdotes piensan que tu procedes de Dios. -Tu no piensas eso?. -Por que deberia yo considerarte un instrumento de Dios?…

Sheeana inclino la cabeza hacia un lado y alzo la vista un momento hacia los ojos de Odrade. -Shaitan me perdono. Camino por el desierto y cuando Shaitan viene hablo con el. -Por que le llamas Shaitan en vez de Shai-Hulud. -Es un secreto. -Sabes guardar secretos?  -Sheeana asintio. Excelente!. El mantener secretos es una de las enseñanzas mas importantes de una Reverenda Madre. -Pero lo quiero aprender todo!. Tanta petulancia en su voz. Tan poco control emocional. Ahora es el momento de usar el latigo, penso Odrade. La niña ha hablado y actuado lo suficiente como para que una acolita de quinto grado pudiera controlarla… Usando todo el poder de la Voz dijo: -No emplees ese tono conmigo, niña!. No si realmente quieres aprender algo!. Sheeana se puso rigida. Estuvo un minuto absorbiendo lo que habia ocurrido y luego relajandose. Finalmente sonrio, una expresion calida y abierta. -Oh, me alegra tanto que hayas venido!. Todo esto era tan aburrido ultimamente.

“Herejes de Dune”, por Frank Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s