Dune: Soldado Muad’Dib

Luchando de forma desapercibida junto a sus compañeros, Muad’Dib vestia un uniforme harapiento que el mismo habia limpiado y recosido despues de haber sido tomado del cuerpo de un soldado caido. Habia pasado horas de batalla, le dolia el brazo que armaba el cuchillo, y en sus oidos resonaban las explosiones y gritos. La garganta le ardia por el cocktail nauseabundo que impregnaba el aire.

A pesar de tantos campos de batalla en diferentes planetas y tantas victorias en estos cuatro años de Yihad, el disfrazado Emperador no conocia el nombre de este mundo donde tantos de sus seguidores estaban muriendo. Estaba seguro que este lugar no seria muy diferente de los muchos otros de los que hablaban Gurney y Stilgar. Pero necesitaba verlo por si mismo, luchar con sus propias manos en esta Yihad, derramar sangre con su propio cuchillo. Se lo debo…Los informes le llamarian una victoria a esta carniceria. Despues de años de Yihad, penso que necesitaba algo mas que informes de batallas, verlo en vivo.

Siempre tendria gratitud a Gurney, Stilgar y una docena mas de comandantes y legiones Fremen. Pero el permanecia en Dune, a salvo, mientras ellos luchaban. No era suficiente. Si hubiera anunciado su intencion de liderar una batalla, sus generales hubieran evitado el combate, encontrando maneras de protegerle, eligiendo una planeta con poca resistencia. Hubiera sido tan falso como los destiltrajes que se vendian a los peregrinos incautos. Sabia que sus seguidores le reconocerian, por lo que se corto el pelo para iniciar su mascarada como un soldado comun. Solo Chani estuvo informada. Firmo en la recluta de soldados para una nueva mision. Paul eligio la unidad de uno de sus comandantes que no le conocia a nivel personal. Paso un curso basico de combate y embarco en una fragata.

Solo una vez oyo el nombre del planeta al que se dirigian, Ehknot. Alli debieron cambiar sus tacticas. Los rebeldes del Conde Thorvald estaban disparando con arma laser intencionadamente, obligandoles a combatir sin escudo. Uno de los grandes tabus del conflicto se habia roto. Los Fremen lucharon entonces a un nivel primario, que preferian ya que no les gustaba llevar escudos. Paul, una vez el derramamiento de sangre comenzo, perdio el control de si mismo. Como si tuviera una vision de la especia, solo mantuvo una mirada rojo-sangre. Se limitaba simplemente a matar, sin pensar en por que lo hacia. Sus habilidades avanzadas de combate, hicieron que sus compañeros vinieran a felicitarle por su valor, como creyendo que le habia poseido un espiritu sagrado…

…En el humeante campo de batalla, oia voces suplicantes que le llamaban: “Muad’Dib salvame!. Paul creyo que alguien le habia reconocido, pero entendido despues que seria un fremen que invocaba su nombre. Doctores Suk atendian a los heridos, asi como los Tleilaxu rapiñaban cuerpos…Un miembro de la Qizara levanto sus manos al cielo al acercarsele. -Estas bendecido por Dios para que continues su sagrado trabajo!. Ehknot, he aqui la invencibilidad de Muad’Dib!….Pero el estaba alli, y no se sentia invencible…

“Paul of Dune”, de B.Herbert y K.J.Anderson.

Traducción libre de Danienlared.

2 Respuestas a “Dune: Soldado Muad’Dib

  1. Hermoso artículo. ¿Cuántas veces en la Historia se ha mojado un rey en combate?Es una interesante pregunta. Quizás en la Antigüedad era más frecuente, a nivel tribu…

  2. Interesante escena, curiosa ilustración. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s