Dune “Treasure in the sand” (parte III)

Lokar caminó por la arena. Los hombres formaron un círculo exterior, abriendo los paquetes de alimentos y bebidas proporcionados por la CHOAM. Cogió un paquete de desayuno y se unió a ellos, levantando una taza de café autocalentada. El café debería llevar melange, especialmente en Rakis. Había pasado tanto tiempo desde su último buen café de especia.

Ansioso por empezar, el fornido Ivex puso a prueba su nuevo escáner de mano. Con disgusto lo arrojó en un contenedor de almacenamiento a medio enterrar.

Al atardecer, la noche anterior, sus dos tópteros exploradores habían despegado para echar un primer vistazo por los alrededores. Cuando regresaron, los hombres salieron de ellos como abejas enfurecidas. Lokar no tenía que escuchar sus quejas. Sus rostros lo decían todo. Rakis no había cumplido con sus expectativas, y ahora estarían atrapados aquí durante al menos un mes.

Guriff dijo: “Confiamos en ti, sacerdote. Dónde está el templo enterrado?” Apuntó sobre su hombro izquierdo. “Por ahí?”.

“No. Las oficinas del Gobierno estaban en esa dirección, y también el alcazar de la Bene Gesserit.”

El líder de la expedición revolvio el mapa de papel de especia. “Así que el templo esta más hacia el oeste?”

“El mapa es erróneo. Calles importantes y edificios han desaparecido. No vale la escala”

“Los documentos fiables sobre Rakis son difíciles de conseguir, sobre todo ahora. Nadie pensó que los mapas de Keen, volverían a ser útiles de nuevo.”

“Yo soy tu único mapa fiable ahora”. Que fácilmente habría sido engañarles, pero estaba ansioso por explorar el templo por sí mismo, y ellos tenían las herramientas adecuadas.”Recuerda, de acuerdo con mi trato con la CHOAM, seré el guardián de las reliquias más importantes. Y yo decido qué reliquias son las más importantes”.

“Sí, sí”. Los ojos de Guriff brillaron de rabia. “Pero primero hay que encontrar algo por lo que podamos discutir”.

Lokar señaló hacia el noroeste. “El gran templo de Keen esta por ahí. Síganme”.

Como si su comentario hubiera disparado el pistoletazo de salida en una carrera, los excavadores corrieron hacia sus máquinas de excavación y tópteros, y comenzaron a ensamblar los componentes. Había visto las potentes máquinas de ruedas en Cherodo, durante la preparación para la expedición.

Mientras el sacerdote guiaba a los cazadores de tesoros a traves de la arena desierta, este esperaba que estuviera haciendo lo correcto. Si Dios no quiere que yo lo haga, él me lo dirá. Con cada paso, un estado de trance más intenso se apoderó de él, como si el Dios Dividido se siguiera comunicando con él a través del cosmos, le decia al sacerdote exactamente qué hacer, a pesar de los graves daños que se habían cometido contra Él.

Con los ojos entrecerrados, Lokar absorbía las imágenes de los edificios perdidos, y la grandeza de Keen bailaba a su alrededor. Estos infieles solo ven las arenas movedizas muertas a su alrededor. Él condujo a los hombres a lo largo de una vía que sólo él podía ver, un bulevar amplio que una vez había sido forrado con devotos seguidores. Detrás de él, los hombres charlaban con ansiedad por el ruido suave de sus máquinas excavadoras autopropulsadas.

En la entrada principal del templo, donde un puente de estatuas alineadas daba paso a la profundidad, Lokar señaló con un dedo vacilante hacia abajo. “Cavad allí. Cuidadosamente”.

Dos hombres se pusieron los trajes de protección y se subieron a un par de máquinas excavadoras. Uno al lado del otro, empezaron a perforar en ángulo profundo la superficie de arena fundida, abriendo un hueco con paredes de suave pendiente. Tras ellos, los tubos de escape arrojaban la suciedad de vuelta a la superficie con mucha fuerza, arrojando el material al aire.

Guriff le entregó un kit portátil de imágenes al sacerdote. “Es para ver el progreso de la perforación. Díganos si ve algo extraño”.

Cuando Lokar se puso el dispositivo, las imágenes ilusorias de la ciudad se desvanecieron en su mente, dejando sólo cruda realidad. Vio cómo los excavadores llegaron a un metro de una superficie vidriosa negra, varios metros bajo la superficie. Los restos de una estructura fundida que había sido cubierta por la arena aparecieron. Los faros de las máquinas de excavación revelaron una puerta parcialmente al descubierto y un antiguo símbolo.

Transmitió una señal urgente de los excavadores, detengan sus máquinas. “Han llegado a la entrada de una de las cámaras de reunión!”. Él y Guriff bajaron por la pendiente formada en el agujero, formado por los excavadores. “Retirad la puerta con cuidado”.

Uno de los hombres activó un taladro pequeño de su máquina, mientras que el otro usaba una mano mecánica que contenía varios cartuchos negros de pequeño tamaño. Mientras Lokar y Guriff miraban, los hombres hicieron agujeros en la puerta e insertaron los cartuchos. Antes de que el sacerdote pudiera expresar su alarma, pequeñas explosiones se sucedieron, y la antigua puerta pesada se estremeció y se inclinó, creando una abertura estrecha a un lado de las bisagras. Los hombres utilizan un gancho para tirar de la puerta abierta, y entonces brilló una luz brillante dentro de la cámara.

El techo se derrumbó parcialmente como si un nubarrón hubiera descargado en la habitacion montones de escombros. Lokar se coló a través de la apertura y entró en la habitación, exigiendo el derecho de la primera inspección. Se inclinó por debajo de una sección del techo que se derrumbó parcialmente, hundiendo el duro suelo.

“Todo esto podría ceder”, le advirtió Guriff. Lokar lo sabía, pero el Dios Dividido no permitiría que ocurriera después de todo lo que había pasado.

Su corazón latía con fuerza cuando vio un objeto brillante entre un montón de escombros y lo apartó a un lado. Un gran vaso de color platino con una tapa grabada, para que la sangre simbólica de Dios no se evaporara en el aire seco del desierto.

Profundizando entre los escombros encontró algo más interesante, una pequeña estatua de oro de un gusano de arena saliendo del desierto y girando su rostro orgulloso, sin ojos, mirando hacia arriba a los cielos. Emocionado, el sacerdote lo puso junto a la copa.

Entonces, como un milagro, se dio cuenta de la humedad que se filtraba hacia abajo en una pared trás la pila de escombros. Podría ser?. Cuál era la fuente?. Al oír un estruendo, miró hacia arriba y vió que el techo empezaba a caer sobre su cabeza. El agua se vertía sobre el en Rakis!. Agarró la copa y la estatuilla, y corrió hacía la puerta, que se derrumbó tras de él con un rugido.

“Qué tienes ahí?”. El líder de la expedición le preguntó, mirando la copa como si nada extraordinario hubiera sucedido con el derrumbe.

“Esta copa debe tener algún valor para usted. Creo que está hecha de metal raro.” Lokar se la entregó a Guriff, mientras deslizaba la escultura del gusano de arena en el bolsillo de su túnica mojada. “Esto es algo más sagrado. No esta hecha para los ojos de los no iniciados”.

Con un encogimiento de hombros, Guriff dijo: “Es un comienzo”. Quitó la tapa de la copa de metal para investigar si el vaso grande contenía cualquier otro tesoro. Gritó cuando una pequeña criatura saltó del vaso y corrió hasta la mitad el túnel inclinado, luego se detuvo y miró a los intrusos con ojos pequeños y oscuros.

“Esa maldita cosa me mordió!”. Guriff se frotó una mancha roja en el pulgar. “Cómo diablos lo hizo para sobrevivir?”

“Es sólo un ratón”, dijo uno de los hombres. “Algo está vivo aquí, después de todo.”

“Un ratón del desierto. Los Fremen antiguos los llamaron muad’Dib”, murmuró Lokar con temor. “El ratón que salta.”

Los dos dejaron sus máquinas excavadoras y corrieron hacia la pendiente inclinada, a carcajadas, persiguiendo a la criatura. “Terrible catástrofe caerá sobre todo aquel que haga daño a un muad’Dib”, exclamó Lokar. El roedor con facilidad se escabulló de sus perseguidores y desapareció en una pequeña abertura en la puerta. Guriff entorno los ojos. “Ahora se considera a un ratón como objeto sagrado?”

***Por Brian Herbert y Kevin J. Anderson (Agosto 2006. Publicado en la web de ciencia-ficcion de Jim Baen, y re-editado el 26 de junio 2007 en la edición de EE.UU. de bolsillo del “Cazadores de Dune”).

***Traducción libre de Danienlared

***Dune: Treasure in the sand. Parte I, II, IV, V y VI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s