Dune: El cuentacuentos Jongleur

Elto estaba acostado. Sus ojos estaban medio cerrados como si estuviera preparandose para las palabras que podrian pintar las imagenes de su memoria dentro de sus parpados. El Sargento Vitt se sento junto a el, tomando profundas respiraciones para relajar su cuerpo, concentrarse en su misterioso arte y alimentar el fuego de la imaginacion. Para contar la clase de historia que sus hombres necesitaban, el Maestro Jongleur debia calmarse…

Movio sus manos y dedos a la antigua manera, del mismo modo que generaciones de cuentacuentos lo habian hecho, preparandose ritualmente para contar bien la historia, de forma pura…-Tu eres un Maestro Jongleur, verdad tio Hoh?, le habia preguntado Elto. -Siempre lo has dicho. -No hablo mucho de ello, dijo el Sargento Vitt. Su ancestral familia, fue una vez orgullosa miembro de una antiquisima escuela de cuentacuentos en el planeta Jongleur. Hombres y mujeres de este mundo solian ser los mejores trobadores del Imperio; viajaban por las cortes de las Casas, contando historias y cantando canciones para entretener a importantes familias…

…Pero la Casa Jongleur cayo en desgracia, cuando algunos de los cuentacuentos ambulantes fueron acusados de ser agentes dobles para provecho de Casas en guerra, y nadie los contrato nunca mas. Cuando los nobles renunciaron a sus servicios, la Casa Jongleur perdio su estatus en el Landsraad, dilapidando su fortuna. Ademas, para su desgracia, muchos otras innovaciones de entretenimientos surgieron, como las holoproyecciones, librofilmes o grabadores de hilo shiga…

-Es la hora, Tio Hoh. Llevame a Caladan. No quiero estar aqui. Vio la cara de su sobrino y los otros soldados atrapados en aquella caverna, y como le miraban con admiracion, lo que le hizo sentirse orgulloso. En el pueblo de Jongleur en el que se crio Hoh, habia un tipo especial de cuentacuentos. Incluso los nativos consideraban a este clase de Maestro Jongleur como una especie de hechicero de peligrosos poderes. Ellos podian envolverte en sus historias como mortales telas de araña, y para proteger sus secretos, no les importaba ser rechazados, escondiendose bajo una capa de misterio…

-Corre, tio, dijo Elto con voz tremula. Con la intensidad de sus palabras, el Sargento Vitt se inclino. -Recuerdas como empiezan siempre mis historias, verdad?. Toco el debil pulso del joven. –Os advierto a los que no creeis lo suficiente: Recordad siempre que esto sera solo una historia…o podria ser peligroso. Podria volveros locos...

“A Whisper of Caladan Seas”, de B.Herbert y Kevin J. Anderson (incluido en The Road To Dune).

Traduccion libre de Danienlared.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s