Dune: Las dudas de Stilgar

Una mancha de luz aparecio en la alfombra rojo oscuro que cubria el suelo de la caverna. La luz ardia sin una fuente aparente, parecia existir tan solo en la superficie del tejido de fibras de especia entrelazadas. Tropezo con el verde oscuro del borde de un lecho. Bajo el cobertor yacia un chiquillo de pelo rojizo, rostro redondeado con la gordura de un niño, boca generosa…una figura a la que faltaba la enjuta cualidad de la tradicion Fremen, aunque no presentara tampoco la hinchazon del agua de un habitante de otros mundos…

…La figura encapuchada se movio, traicionandose con un roce de sus ropas, y se situo al lado del arco de entrada. Cualquier que estuviera al corriente de la rutina del Sietch tabr, sabria que se trataba de Stilgar, Naib del Sietch, guardian de los gemelos huerfanos Atreides. Stil siempre iniciaba la ronda por la estancia donde dormia Ghanima, y terminaba en la contigua, donde dormia Leto…

…Soy un viejo estupido, penso Stilgar. Stil sabia que sus pensamientos y emociones eran como la luz. Jamas habia podido dominar su inquietud interior. Alli yacia la riqueza temporal, la autoridad secular, y el mas poderoso de todos los talismanes misticos: la divina autoridad del legado religioso de Muad’Dib. En aquellos gemelos se concentraba un pavoroso poder. Mientras ellos vivieran, Muad’Dib, aun muerto, viviria en ellos…

…No eran simplemente niños de nueve años; era una fuerza natural, objetos de veneracion y temor. Eran los hijos de Paul Atreides, Muad’Dib, el Mahdi de los Fremen, aquel que habia prendido una explosion en la humanidad, desparramando su incontenible Yihad. Y sin embargo, estos hijos de Muad’Dib son carne y sangre, penso. Dos simples golpes de mi cuchillo bastaria para detener sus corazones. Su agua volveria a la tribu. Su mente se rebelo ante aquel pensamiento. Matar a los hijos de Muad’Dib!…

…Stilgar sabia el origen de aquel terrible pensamiento. Surgia de la mano izquierda de los condenados, no de la mano derecha de los bendecidos. El ayat y el burhan de la Vida. Que sencillas eran las cosas cuando nuestro Mesias era tan solo un sueño, penso. Hallando a nuestro Mahdi, hemos desencadenado sobre el universo incontable sueños mesianicos. Ahora cada pueblo subyugado por la Yihad sueña ahora con la venida de su propio lider. Si mi cuchillo liberara a todos esos pueblos, harian de mi un Mesias?. Penso, el Sietch Tabr es mio. Yo gobierno aqui. Sin mi no hubiera existido Muad’Dib, y ahora estos gemelos, a traves de Chani, mi consanguinea…

…Stilgar admitio la terrible urgencia que habitaba en el. Podia tomar su eleccion, renegar del amor y la familia para hacer lo que un Naib debe hacer. tomar una decision mortal por el bien de la tribu. Su mente evoco las creencias de los Fremen, las ordenes nos llegan de dios, asi que no le urjamos. Dios muestra el camino. Aparto su mano del cuchillo. El sabia que jamas hubiera empuñado la hoja para asesinar a los gemelos. Era mejor conservar la antigua virtud que tanto habia amado: la lealtad. No, no mas sueños!, se dijo.

“Hijos de Dune”, por Frank Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s