Dune: Jessica vuelve a Arrakis

Todo en torno a Dama Jessica, hasta los confines que se perdian en la grisacea llanura del campo de aterrizaje donde se habia posado su transporte, hormigueaba con un oceano de humanidad. Estimo que habria alli como medio millon de personas, y probablemente tan solo un tercio de ellos serian peregrinos. Permanecian sumidos en un terrible silencio con toda su atencion centrada en la plataforma de la salida, cuya sombra la ocultaba…

Jessica toco sus cabellos cobrizos que enmarcaban su rostro ovalado bajo la capucha de Reverenda Madre. Sabia que el negro no era su color favorito, pero habia llevado esas ropas antes alli. Su significado no se habia perdido para los Fremen. Suspiro. Odiaba los viajes espaciales, y ademas en este habia una carga de recuerdos, cuando su Duque se habia visto obligado a aceptar el feudo de Arrakis.

Lentamente, con la habilidad proporcionada por su adiestramiento Bene Gesserit, rastreo aquel mar de gente. Habia capuchas gris opaco de destiltraje, ropas de los Fremen del desierto profundo. Habia peregrinos vestido de blanco con marcas de penitencia en sus hombros. Habia esparcidos ricos comerciantes, con la cabeza descubierta y ropas ligeras, evidenciando su desde por la perdida de su agua. Tambien la delegacion de la Sociedad de los Creyentes, de verde…Solo cuando aparto sus ojos la escena adquirio una similitud con aquella que la habia recibido a su llegada al lado de su Duque. Mas de veinte años ya…Estoy de nuevo en la boca del dragon.

Finalmente el sequito de Alia se hizo visible, y la Guardia Real la abria paso. Jessica observo la imponente mole de plastiacero que Paul habia erguido como su fortaleza, la mayor construccion humana jamas creada. Este lugar debe desaparecer, penso…La delegacion alcanzo la plataforma. Jessica reconocio a Stilgar, y a Irulan, con su crueldad en ese cuerpo seductor. La boca de Jessica se conviertio en una delgada linea mientras observaba el rostro de su hija. Los rumores eran ciertos. Alia habia penetrado los caminos prohibidos. La evidencia estaba alli. Abominacion!…

…La marea humana emitio un siseo parecido al de un gusano de arena cuando Jessica aparecio. Levanto sus brazos en signo de bendicion. Con significativos grupor retardados, pero obedeciendo como si fuera un solo organismo, la multitud cayo de rodillas. Incluso los sequitos oficiales. Jessica anoto los lugares donde se habian producido los retrasos, y supo que otros ojos tras ella, asi como sus agentes entre la multitud hacian lo mismo. Mientras Jessica permanecia con los brazos alzados, Gurney y sus hombres emergieron, abriendose paso entre la marea humana. Unos pocos de sus blancos se dieron cuenta del peligro e intentaron huir. Esos fueron los mas faciles: un golpe de cuchillo, un lazo en el cuello. Otros fueron inmovilizados…

“Hijos de Dune” de Frank Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s