Dune: La Batalla de Zimia

Salusa Secundus pendia como un pendiente tachonado de joyas en el desierto del espacio, un oasis de riquezas y campos fertiles, placido y agradable para los sensores opticos. Por desgracia, estaba infestado de humanos salvajes. La flota robotica, erizada de armas, se aproximo al planeta capital de la Liga de Nobles

…En el interior de su nave de forma piramidal, el Titan y general Agamenon dirigia el ataque. Su cerebro humano, dentro del contenedor, seguia las evoluciones de su plan. Las armas integradas formaban parte de el. Veia con un millar de ojos, y los potentes motores le daban sensacion de poseer de nuevo piernas musculosas y de poder correr como el viento. -Preparaos para el ataque terrestre. Vamos a destruir el corazon de la resistencia humana. por la gloria de Omnius!…

…El caos y el panico se habia apoderado de las calles de Zimia. Xavier Harkonnen veia como una lluvia de naves piramidales golpearon el suelo. Horribles formas mecanicas surgieron de las piramides destrozadas. –Soldados cymek, primero Meach!, grito xavier por el comunicador. Han descubierto la forma de atravesar nuestras defensas orbitales!…A lo largo y ancho de Salusa, las milicias planetarias habian recibido ordenes de actuar. Los kindjals habian despegado. Los cymeks arrojaban proyectiles explosivos y un humo verde toxico, arrasando manzanas enteras y a personas aterrorizadas que no habian alcanzado los refugios. Xavier fue derribado pro la onda de choque cuando el centro de mando era aplastado por la caida de un blindado desde el cielo. Vio las ruinas, y los pulmones y la garganta le escocian como si hubiera inhalado acido. -Tercero Harkonnen al habla, dijo. Creo que soy…soy el actual jefe de la milicia salusana...

…Xavier estudiaba el ataque de los cymeks. Eran como perros mecanicos enloquecidos, defendiendose del ataque de los kindjals. Entonces comprendio y maldijo por lo bajo. Omnius sabia que los circuitos descodificadores Holtzman destruirian los circuitos gelificados de las maquinas. Los cymeks iban a por los generadores del campo, que podria dar paso a una invasion a gran escala. Sabia lo que debia hacer, le gustara o no. Ordeno a la milicia que retrocediera a defender el objetivo, y dejara Zimia a su suerte. -Defended las torres a toda costa!. -No estara hablando en serio!!?, replico la radio. Nos sentamos a mirar como esos bastardos reducen a escombros Zimia!!??. -Quien desee discutir mis ordenes lo podra hacer luego…o en un consejo de guerra…

-Ataque coordinado. Elegid un blanco y destruidlo, uno a uno. Las naves siguieron a su kindjal. Atacaron a un cymek con forma de cangrejo desde todas las direcciones, destruyendolo. Gritos de jubilo inundaban los canales…-Hay veinticinco mas. Las poderosas fuerzas moviles en torno a las torres, las defendian con todo, rechazando el ataque de cuatro maquinas mas. Uno de los cymek cayo, y de pronto su torreta central, que contenia el cerebro, se elevo hacia el cielo con un destello. Otro derribado hizo lo mismo despues, y otro, como si fuera una señal de retirada. Los supervivientes salusanos prorrumpieron en vitores…

…Xavier contemplo lo horrores que habian causado. Decenas de miles de cadaveres entre los escombros. El mundo se tiño de rojo a su alrededor, le fallaron las piernas y cayo hacia atras. No puedo considerar esto una victoria, penso.

“La Yihad Butleriana”, por B.Herbert y K.J.Anderson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s