Dune: La imprimacion de Murbella y Duncan

 

-Mi nombre es Murbella. No lo recordaras, pero ahora me perteneces, porque yo te marque. Te he seleccionado. Te recuerdo, Murbella, penso Duncan. Los ojos verdes miraron fijamente a sus ojos. Que fria aquella mirada, que poder el ella. Algo toco su mejilla. Murbella desvestida encima de el, lo habia tocado en varios lugares. Un suave caturreo brotaba entre sus labios…

…Sintio la rapida ereccion, dolorosa en su rigidez. No quedaba en el poder de resistencia. Las manos de ella se movian por su cuerpo, el canturreo, los pezones rozando sus mejillas, su pecho. Murbella susurro: -Mis manos son fuego. Bruscamente la llama envolvio su mente. Lugares ocultos entro de el cobraron vida. Vio capsulas rojas, se sintio febril. Eran el mismo…Todos los Duncan Idaho, los gholas, fluyeron por su mente. se vio a si mismo aplastado por un gusano con rostro humano…-Maldito seas, Leto!…muerto bajo una espada sardaukar…muerto en un accidente de toptero…bajo una Habladora Pez asesina…muerto, muerto…

…Y vivia. Los tanques axlotl!. Recordo emerger una y otra vez. Ahora recordo lo que los tleilaxu habian implantado en el, la sumergida consciencia que aguardaba tan solo el momento de seduccion a manos de una Imprimadora de la Bene Gesserit. Ese esquema tleilaxu se hacia cargo de sus reacciones. Duncan canturreo suavemente y la toco, moviendose con una agilidad que impresiono a Murbella. La mano derecha aleteo hacia los labios de la vagina de Murbella, mientras acariciba la base de la espina dorsal…la arrullaba, la debilitaba. Murbella intento apartarse. Como supo que debia tocarme alli?, penso. Oh, sagrada Roca de Dur!, como lo supo?…

…Duncan marco la turgencia de sus pechos, viendo como sus pezones se ponian rigidos. Ella gimio y abrio mucho mas las piernas. La Gran Madre me ayude!. Una energia desesperada fluyo en Murbella. Respondio desesperada, usando todas las tecnicas que conocia para controlarle, pero era respondido, estimulandola…Murbella entendio que no podia controlar sus propias respuestas. Duncan la penetro finalmente, y se oyo a si misma gemir. Como ha conseguido hacerme esto?. El extasis sumergio todos sus sentidos. Perdio la cuenta de las repeticiones. Duncan tambien gimio. Deseaba que continuara siempre, que no parara. Una Honorada Matre no podia experimentar esto. Aquellas era sensaciones por las cuales eran gobernados por los hombres…

Duncan se alzo, apartandose de ella. Ella abrio los ojos. Todas las H.M. habian sido advertidas. Habia un ghola armado por los tleilaxu con conocimientos prohibidos. Ese ghola debia ser muerto!.

“Herejes de Dune” de Frank Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s