Dune: Los mensajes del Tirano en el Sietch Tabr

El gusano no freno en su implacable avance hasta inmediatamente antes de anochecer. Odrade se preguntaba como controlaba Sheeana los gusanos. Waff habia guardado silencio un largo periodo. Sheeana permanecia sentada en un anillo de shaitan. El gusano disminuyo su marcha donde una linea quebrada de rocas asomaba. Era el antiguo sareer, cerca del paso del antiguo Rio Idaho donde el Tirano habia caido para morir. Finalmente se detuvo. -¿Que es este lugar?, pregunto Waff. -Shaitan desea que bajemos

...¿Por que estamos aqui, Madre?. Odrade agito a cabeza. -¿Que es este lugar?. -Hay muchas cavernas. Los Fremen ocultaban su especia en las cavernas. ¿No lo oleis?, dijo Sheeana. Se dirigieron a una fisura. La arena siseo y deslizo hacia delante, arrastandolas a las dos hacia la oscuridad. -¡Madre!. La arena las detuvo de forma suave. -¿Waff?. -Estoy sepultado hasta el pecho…Dios nos ha traido a este lugar. Odrade se adentro en la oscuridad tanteando la roca. -¡Quedaos ahi!. Una hermana que las seguia en el toptero les grito desde la abertura: -La gente del museo dice que es probable que esto sea el Siecth Tabr. Pensaban que habia sido destruido…

…El Siecth Tabr de Stilgar. ¿Que sorpresa has dejado aqui, viejo gusano?. Odrade se interno en la caverna. Encontro cuerpos momificados, apuñalados. Subio lentamente escalon a escalon. Mas cuerpo aparecieron, con signos de violencia. Ahora sabia que estaba en la gran sala de reuniones del sietch, lugar de incontables orgias de especia y convocatorias tribales de Muad’Dib. ¿Por que estamos aqui?. Las Otras memorias le hablaron. La mayoria de la especia se la llevaron las Habladoras Pez. En tiempos de la Hambruna, muchos saqueadores registraron en busca de melange. Odrade encontro un lugar desnivelado: Arafel, pudo leer. “El sagrado juicio del Tirano. El final del universo”. Un techo de semiesfera estrellado presidia la camara, veia las marcas. Odrade siguio avanzando. Una sala casi cuadrada se le aparecio. Se inclino y vio la marca dejada por alguna Bene Gesserit, y escrita en chakobsa, “Aqui”…

…Odrade le dio una patada a la piedra y se vio precipitada hacia abajo. Su caida la amortiguo un monton de melange. Era una estancia larga repleta de melange!. Unas palabras escritas en la pared llamo su atencion: UNA REVERENDA MADRE LEERA MIS PALABRAS, habia mucho mas…¿POR QUE VOSOTRAS, LA HERMANDAD, NO EDIFICASTEIS MI SENDA DE ORO? SABIAIS LA NECESIDAD, VUESTRO FRACASO ME CONDENO A MI…¿COMO ENCONTRAREIS VUESTRO FINAL?…Odradre miro el tesoro que habia encontrado. Asi que era el modo en que podia terminar la Hermandad. Riqueza y poder, todo era lo mismo al final.

“Herejes de Dune”, de Frank Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s