Dune: El viaje de Sheeana

La gran camara de carga de la Itaca, de un kilometro de largo, era lo bastante grande para dar sensacion de libertad, aunque seguia siendo demasiado pequeña para una camada de gusanos de arena. Las siete criaturas crecian, pero estaban atrofiadas, en espera de la tierra arida prometida.

Sheeana observaba al mayor de los gusanos de arena, de casi cuarenta metros de largo, con una boca lo bastante grande como para tragarse a tres personas de golpe. Sheeana le habia puesto nombre, Monarca. Los siete gusanos apuntaron sus rostros sin ojos hacia ella. Monarca quedo solo, y la conexion entre ellos crecio, el gusano la llamaba. Ella bajo a la arena y fue hacia el sin miedo. En Rakis habia aprendido a bailar sobre la arena y controlar a Shai-Hulud, pero siempre supo que podria hacer mas. El gusano, en vez de deslizar su cuerpo para que lo montaran, se puso ante ella con la boca abierta. ¿Le estaba tentando a un viaje simbolico, como Jonas y la ballena?…Sheeana supo lo que tenia que hacer. Paso la reja de dientes de cristal y se arrodillo en el gaznate. Se respiraba un intenso olor a canela que la mareaba. Se sacrificaba para conocer, pero no era un sacrificio lo que queria el gusano. Se arrastro por la garganta de aquel mundo seco y caliente cada vez mas adentro…

…Sheeana quedo tendida en su interior. -No soy una persona normal, penso. La melange calaba en cada poro de su cuerpo. La conciencia de Monarca se fundia con la suya. Aspiro y sintio una sensacion cosmica, de calma, como si estuviera en el vientre de la Gran Madre del Universo. De pronto el gusano comenzo a moverse en el desierto artificial de la Itaca, llevandola en un extraño viaje. Sheeana veia por los ojos del gusanos bajo la arena. Los gusanos llevaban secretos en su interior, como todos los gholas que habian creado. Cada uno tenia un papel que desempeñar, un arma clave, pero si lograban recordar quienes eran. El tiempo se agotaba, y con el las posibilidades de sobrevivir. No podian esperar al Enemigo, debian actuar ahora…

…El gusano salio a la superficie y con un movimiento constrictor de su interior, expulso a Sheeana, que cayo dando tumbos en la arena. Esta tumbo con la visiones desorientadoras en su mente impreganada en esencia de especia. Monarca le dio un golpecito, como un pajaro animando a su pollito a que salga por si mismo. Sheeana se dirigio tambaleante hacia las puertas de la camara con el mensaje que el gusano le habia transmitido, y supo lo que tenia que hacer…

“Gusanos de arena de Dune”, de Brian Herbert y Kevin J.Anderson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s