Dune: Origen de la venganza de Omnius

Murbella habia penetrado la pared negra de sus Otras Memorias, y sabia exactamente que era el Enemigo y que habian hecho las Honoradas Matres para provocarle. Se veia en sus memorias como una comandante dura, ambiciosa y triunfadora guiando a su escuadron de naves hacia delante, siempre hacia delante. Lenise, ese era mi nombre. Pelo negro y tieso, ojos negros, y adornos metalicos que sobresalian de sus mejillas y frente, trofeos de batalla por cada rival asesinada. Pero al fracasar en el intento de matar a una rival de rango superior, se llevo sus escuadrones leales a territorios desconocidos. No era huir, una cobardia. Era conquistar su propio territorio.

En su busqueda llegaron a los limites de un vasto imperio en expansion, no humano, del que nadie sospechaba. Un Enemigo peligroso y desconocido, cuyo origen se remontaba a mas de quince mil años, a los años de la Yihad Butleriana. Maquinas pensantes. Una nueva supermente metalica habia vuelto a arraigar. Lenise no entendia nada de todo eso, ni le importaba. Ella dio la orden, y las Honorada Matres hicieron lo mejor que sabian hacer: atacar sin haber sido provocadas, para conquistar y dominar. Sin imaginar siquiera la importancia de sus actos, el ataque por sorpresa fue un exito, logrando robar de la metropoli mecanica de avanzadilla, cargamentos de armas poderosas y exoticas. Lenise añadio nuevos adornos a su rostro y regreso a sus mundos para conquistar lo que antes no pudo.

La respuesta de las maquinas fue rapida y terrible. Lanzaron un ataque masivo de venganza que se extendio por los mundos de la Dispersion, aniquilando planetas enteros de las H.M. gracias a mortiferos virus. Y el Enemigo siguio acosandolas, persiguiendolas en sus escondites. Murbella vio como las H.M. iniciaron una huida precipitaba durante generaciones, pasando como una estampida por diferentes sistemas solares, que saqueaban para seguir huyendo. Encendiendo hogueras, quemando puentes. Y arrastrando al enemigo hacia el Imperio Antiguo. El Enemigo es Omnius. El Enemigo se acerca, se dijo Murbella. El Tirano hablo de esto en su Senda de Oro, ¿o nuestra comprension es imperfecta?…Murbella miro el mapa y encontro la marca desde donde se iniciaba el primer encuentro con el Enemigo, un punto en el espacio, definido por unas coordenadas anecdoticas, el lugar que encontro Lenise. Y ahora nosotras tenemos que arreglar el embrollo.

“Cazadores de Dune” de Brian Herbert y Kevin J.Anderson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s