Dune: Historia de Muad’Dib (por la Princesa Irulan)

Habeis leido que Muad’Dib no tenia compañeros de juego de su misma edad en Caladan. Los peligros eran demasiado grandes. Pero Muad’Dib tuvo maravillosos compañeros-preceptores. Estaba Gurney Halleck, el trobador-guerrero. Podeis cantar algunas de las canciones de Gurney a medida que vayais leyendo este libro. Estaba Thufir Hawat, viejo Mentat Maestro de Asesinos, al que temia el propio Emperador Padishah. Estaba Duncan Idaho, el Maestro de Armas de los Ginaz; el Doctor Wellington Yueh, un nombre negro en traicion pero brillante en conocimientos; Dama Jessica, que guio a su hijo en la Manera Bene Gesserit, y  -por supuesto- el Duque Leto, cuyas cualidades como padre fueron durante mucho tempo pasadas por alto.
(Historia de Muad’Dib para niños)

A la edad de quince años, habia aprendido ya el silencio. (Historia de Muad’Dib para niños)

Muchos han hecho notar la rapidez con que Muad’Dib aprendio las necesidades de Arrakis. Las Bene Gesserit, por supuesto, conocen los fundamentos de esta rapidez. Para los demas, diremos que Muad’Dib aprendio rapidamente porque la primera enseñanza que recibio fue la certeza basica de que podia aprender. Es horrible pensar como tanta gente cree que no puede aprender, y como mas gente aun piensa que aprender es dificil. Muad’Dib sabia que cada experiencia lleva en si misma su leccion.
(La humanidad de Muad’Dib)

Su verdadera educacion se inicio con las necesidades arrakenas. Aprendio entonces a empalar la arena para conocer el tiempo, aprendio el lenguaje del viento que clavaba mil afiladas agujas en su piel, aprendio que la nariz podia escocer con la picazon de la arena, y como mejorar la recoleccion y conservacion de la humedad de su cuerpo. Asi, mientras sus ojos asumian el azul del Ibad, aprendio la enseñanza del chakobsa.
(Prefacio de Stilgar a “Muad’Dib, el hombre”, por la Princesa Irulan)

Muad’Dib podia ver el futuro, pero hay que comprender que su poder era limitado. Pensad en la vista. Uno tiene ojos, pero no puede ver sin luz. Si uno esta en el fondo de un valle, no puede ver mas alla de este valle.. Igualmente, Muad’Dib no podia mirar siempre en el misterioso futuro.
(El despertar de Arrakis)

Era un guerrero mistico, feroz y santo, retorcido e inocente, caballeroso, despiadado, menos que un dios, mas que un hombre. No se puede medir a Muad’Dib con los estandares ordinarios. En el momento de su triunfo, adivino la muerte que le habia sido preparada, y no obstante acepto la traicion. ¿Puede uno decir que lo hizo por un sentido de justicia?. ¿Cual justicia entonces?. Porque hay que recordar que ahora estamos hablando del Muad’Dib que ordeno que sus tambores de batalla fueran hechos con las pieles de sus enemigos, el Muad’Dib que nego todas las convenciones de su pasado ducal con un simple gesto de la mano, diciendo sencillamente: “Yo soy el Kwisatz Haderach. Esta es una razon suficiente”.
(El despertar de Arrakis)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s