Dune: La muerte de Jool Noret

Despues de acelerar para interceptar la nave de Aurelius, el asteroide de Hecate salio del cinturon de asteroides de Ginaz. Cuando la bomba psiquica de Zufa Cenva destuyo la mente de la titan, todos los mentrodos que la conectaban a los sofisticados sistemas de navegacion y orientacion quedaron cortados. El inmenso asteroide, fuera de control, sin nadie que lo dirigiera, se salio del cinturon de asteroides y acabo penetrando en la atmosfera de Ginaz.

Un noche, muy tarde. el maestro mercenario Jool Noret se detuvo exhausto y sudoroso pero sintiendose vivo tras unas horas de duros entrenamientos con Chirox, el robot mek. Solo tenia 32 años y se sentia como un anciano. Habia participado en mas combates y habia derrotado mas maquinas que el miembo mas destacado del Consejo de Veteranos. Aun asi, tenia mucho enemigos mas que destruir, y una deuda muy grande como toda una vida.

La escuela de la isla funcionaba cada dia mejor, y habian formado con exito a muchos mercenarios, que creaban sus propias tecnicas siguiendo el estilo de combate de Jool Noret, “lucha por abandono”. Chirox demostro ser un gran maestro, y el preferia que las cosas siguieran asi. Todo aquello pagaba mas que sobradamente la perdida de su padre, Zon Noret. Estaba descalzo, en la playa, limpiandose el sudor, con la espada de impulsos al cinto y a medio cargar.

Jool Noret miro al cielo y vio una estela de fuego en el cielo estrellado. Tuvo que taparse los ojos para no deslumbrarse. Oyo un ruido ensordecedor, y observo un meteorito brillante. Muy lejos, alla en las guas interminables, la roca cayo al mar y un resplandor cegador ilumino todo el cielo. En la oscuridad miro al horizonte, en silencio. De pronto una linea de costa desaparecio como si la hubieran apagado de un soplido, despues otra y otra mas cerca. Un momento despues vislumbro el muro de agua. La ola gigante, el tsunami provocado por el meteorito. El sonido era ensordecedor.

Noret meneo la cabeza. -Oh, no. Comprendio lo que iba a pasar. No habia tiempo para evacuar la isla, huir…Noret se aferro a su espada de impulsos, como si deseara hacer algo heroico. Pero por primera vez en años, se sintio completamente impotente…

…Horas mas tarde, mientras las aguas se retiraban del archipielago, las corrientes se calmaron. Subiendo dificultosamente la pendiente de la isla donde entrenaba a los guerreros, el robot Chirox salio de entre las olas con el cuerpo de Jool Noret en dos de sus seis brazos. Deposito el cuerpo de Noret con cariño sobre la arena a su maestro y alumno….

“La Cruzada de las Maquinas” de B.Herbert y Kevin J.Anderson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s