Dune: Kralizec. El contraataque de los Navegantes (III)

Murbella se volvio hacia Gorus. Lo sujeto por la parte delantera de su tunica y lo sacudio con tanta fuerza que su trenza le azoto el rostro. -¿Que otras armas tiene vuestra Cofradia?. -Algunos proyectiles, armas de energia, artilleria estandar…pero eso seria un suicidio. -Evidentemente el heroismo no es su fuerte. Esta es una mision suicida!…

-Lanzad los Destructores que quedan. Quizas los saboteadores se saltaron alguno. Y lanzad todos los proyectiles estandar, y cuando hayamos usado todo el armamento, usaros nuestras naves como arietes…En ese momento, un destello fabulosamente intenso se extendio entre cincuenta naves enemigas, pulverizandolas en un arco expansivo que estrecio las naves. -Veis?. Alguno de los Destructores funcionaba!. Pero para su sorpresa, a su alrededor el espacio empezo a centellear y chisporrotear, y vomito cientos de naves gigantes. No eran defensores humanos. Murbella penso en que eran maquinas, pero no tardo en reconocer el emblema de los cascos. Cruceros de la Cofradia!. Deben ser un millar de naves!. Una atronadora voz femenina sono por las lineas de comunicacion. -Soy el Oraculo del Tiempo y traigo refuerzos. Los compiladores de los traicioneros ixianos corrompieron muchas naves de la Cofradia, pero mis Navegantes controlan estos cruceros y nuestros Destructores funcionan como deben…

…La flota invasora cambio su posicion por la llegada de refuerzos, pero las Maquinas Pensantes no comprendian la magnitud del oponente al que se enfrentaban. Los cruceros del Oraculo escupieron soles en una cadena de explosiones, supernovas en miniatura, que destrozaban grupos de naves…las detonaciones eran capaces cada una de ellas de destruir un planeta. La oleada inicial enemiga habia quedado reducida a escombros. Algunos cruceros plegaron el espacio para ayudar a otros puntos del frente…-Vienen mas maquinas. Esta segunda oleada de naves no pasaria por su lado sin disparar…

-Ahora debo marcharme, volvio la voz del Oraculo. Y los cruceros desaparecian como burbujas que se rompen. Mi lucha esta en Sincronia. El Kralizec no se consumara aqui. Debo ir alli para acabar con Omnius. Para siempre…

“Gusanos de arena de Dune”, de Brian Herbert y Kevin J.Anderson.

***La Saga de la Batalla del Kralizec: Ep.I, ep.II y ep.IV.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s