Dune: El secuestro del bebe Paul

Piter De Vries se quedo petrificado, con el gom jabbar apoyado sobre su garganta. Un simple roce y el veneno le mataria al instante. Las manos de Anirul temblaban demasiado para el gusto del mentat. El bebe Paul se agito en sus brazos. La certidumbre absoluta no existia. Despues de diez mil, ¿era posible acertar en una sola generacion?. ¿Podia ser este bebe el Elegido?. Las voces intentaban decirle algo, advertirla, pero no entendia nada. ¿Y si la habian enviado a estas habitaciones del palacio, no para cuidar a sus hijas, sino para salvar a este bebe especial?. El mentat se encogio, y ella apreto mas con la aguja.

Oyo un batiburrillo de voces, como una gigantesca ola que se acercara, y recordo el intenso sueño del gusano que huia de un perseguidor silencioso por el desierto. Una voz clara se impuso, era Lobia. Anirul vio como las palabras surgian de la boca de safo del secuestrador. -Pronto te reuniras con nosotras. El momento de sopresa provoco que saltara hacia atras, y el gom jabbar cayo. Antes de que tocara el suelo, De Vries hundio la daga en su carne, atravesando su habito negro. -Sera mejor que seas digno de tantos problemas, murmuro al niño envuelto…

—————————————

..De Vries se interno en una estancia apenas iluminada. De pronto vio la silueta de una mujer vestida de negro que le impedia escapar. -Alto!, ladro la Reverenda Madre Mohiam con el poder de la Voz. La orden paralizo sus musculos. -Piter De Vries, sospechaba que los Harkonnen estaban detras de esto. -No te acerques mas, bruja, o matare al niño. El mentat conocia las habilidades guerreras de la Bene Gesserit. -Si lo asesinas, moriras con el. -Este niño es vital para la Hermandad, verdad?. Parte del programa genetico, sin duda. El mentat vigilaba cualquier espasmo de su cara, pero en cambio, vio como sus largos dedos se flexionaban. Aquellas uñas podian transformarse en garras afiladas que le arrancarian la garganta.

-Tal vez si me entregas al bebe, te dejare pasar. Permitire que los cazadores Sardaukar se ocupen de ti a su manera. Recorrio la distancia que les separaba, y De Vries se puso en tension. la mujer toco la manta. De Vries susurro: -Conozco vuestro secreto. Se la identidad de este niño, y se quien es Jessica en realidad. ¿Sabe que es tu hija y del Baron Harkonnen?. Mohiam le arrebato el bebe. El mentat retrocedio. -Antes de atacarme, piensalo. Cuando averigue todas estas cosas, las recopile en un informe que sera entregado al Baron y al Landsraad si muero. Seguro que el Duque Atreides le divertira saber quien es su amante…

Mohiam dejo al niño a salvo. -Si lo que dices es cierto, mentat, tendre que perdonarte la vida. De Vries exhalo un suspiro de alivio. De pronto, Mohiam se lanzo como una pantera herida. Descargo sobre el mentat un torbellino de patadas y puñetazos. De Vries cayo hacia atras, y mientras intentaba defenderse levantando los brazos, Mohiam se los rompio de certeras patadas. Un talon aterrizo en su esternon, notando como se le rompian las costillas. Lanzo una patada desesperada, que Mohiam esquivo. Dio media vuelta para escapar por la puerta, pero la B.G. llego primero, y de una patada le rompio el cuello, como si fuera leña seca…

…Antes de salir de la sala con el bebe Atreides, se detuvo ante el cadaver con una sonrisa despectiva en el rostro. Le escupio en la caray dijo: -Nunca mientas a una Decidora de Verdad.

————————————-

Rabban grito a los dos esclavos que le seguian. cargaban un largo y voluminoso paquete envuelto en un material brillante y adornado con cintas. -Por aqui. Al baron le gustara abrirlo en persona. -Que es esto?. -Un regalo para ti, Tio. No hay remitente. -Habeis comprobado que no contenga explosivos?. -Por supuesto. Es inofensivo. -Abrelo, Rabban, pero asegurate de que Feyd esta alejado de aqui…El paquete quedo abierto en el suelo. El baron se acerco flotando sobre sus suspensores. Aovillado en la caja, vio el cuerpo momificado de Piter de Vries. -¿Quien ha enviado esto?, rugio el baron. Una nota estaba entre los dedos del cadaver. -Es de la bruja Mohiam. “Nunca nos subestimeis, baron”….-Piter, ¿como has podido ser tan estupido de dejarte matar?. Enviad un mensaje a los Tleilaxu, que me envien otro mentat cuanto antes, gruño.

La Casa Corrino”, de B.Herbert y K.J.Anderson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s