Dune: Las Maquinas Pensantes contraatacan

Eran unas embarcaciones extraordinarias, miles y miles alineadas sobre un mar rojo vino. Por encima de sus cabezas, el tono plomizo del cielo creaba una apropiada atmosfera de guerra. La imagen representaba una flota como jamas se habia reunido en toda la historia.

-Imponente, ¿no crees, Daniel?
– la anciana estaba de pie sobre las tablas del embarcadero, sonriendo mientras miraba a traves de aquella extension de aguas imaginarias a las naves de diseño antiguo, galeras de guerra griegas con sus afiladas proas y ojos furiosos pintados en ellas. Los trirremes estaban atestados de largos remos accionados por hordas de esclavos. Sin embargo el anciano no parecia impresionado. -Tus simbolos pretenciosos me cansan, Martir mio

-Veras que estos acontecimientos se asemejan a los del inicio de la epopeya de la Guerra de Troya. Con impaciencia y arrogancia, rasgos muy humanos, el anciano habia decidido lanzar su inmensa flota . Aplastar todos los planetas habitados de la Dispersion y los mundos del Imperio Antiguo. Aquello llevaria su tiempo, pero esperaba que para cuando Kralizec se acercara al final, ya tendrian lo que necesitaban. No habia razon para demorar la campaña.

-Siempre has sido muy literal en tus metaforas. La Guerra de Troya sigue siendo uno de los conflictos mas decisivos de la historia de la humanidad. -Y se recuerda porque yo conserve los archivos, dijo el anciano. Ante nosotros tenemos el Kralizec, no una escaramuza de ejercitos barbaros. -Incluso tu deseas fomentar tu sitio en la historia, ¿verdad?. -Cuando tenga mi victoria, escribire todo la historia que quiera. ¿Por que te tomas tantas molestias en estudiar a los humanos si nuestro objetivo es destruirlos?. -Destruirlos no, perfeccionarlos. -Es hora de atacar.

Ella hizo una ligera señal con su menton afilado. Los comandantes con el pecho desnudo gritaron ordenes. El sonido de los tambores de guerra resono por las miles de naves, completamente sincronizadas. Cuando las naves de guerra se alejaron, cada una simbolizando un grupo de batalla, las imagenes cambiaron. El mar se convirtio en un oceano negro e infinito de estrellas.

-Cuando empiecen los combates reales, no permitire que malgastes el tiempo, energias ni imaginacion con esta clase de espectaculos. La anciana agito los dedos. -Mis entretenimientos cuestan muy poco y jamas he perdido de vista el objetivo. De un modo u otro, todo lo que hacemos tiene un elemento ilusorio. Pero si insistes, podemos volver a nuestras formas originales cuando quieras. En un abrir y cerrar de ojos, las imagenes desaparecieron y los ancianos se encontraron en medio de una inmensa ciudad caleidoscopica.

Hemos esperado quince mil años para esto, dijo el anciano. -Si, es verdad, pero para nosotros tampoco es tanto, ¿no?.

“Cazadores de Dune” de B.Herbert y Kevin J.Anderson.

Una respuesta a “Dune: Las Maquinas Pensantes contraatacan

  1. Epica escena. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s