Dune: El ataque de los tigres laza

Los dos grandes felinos surgieron sobre la cresta rocosa a la luz del amanecer, moviendose suavemente. No estaban todavia a la caza de su presa, sino tan solo examinando su territorio. Eran llamados tigres laza, una raza especial importada del planeta Salusa Secundus hacia casi ocho mil años. Manipulaciones geneticas hechas sobre las raices terrestres habian eliminado algunas caracteristicas tigrescas originales y refinado otros elementos. Los colmillos seguian siendo largos. Sus rostros eran aplastados, sus ojos alertas e inteligentes. Sus piernas se habian alargado para mantener el equilibrio incluso en los terrenos mas accidentados, y sus garras retractiles surgian a unos diez centimetros, con las puntas afiladas como navajas. Su pelaje tenia un color acanelado que los hacia casi invisibles entre la arena.

Otra cosa les diferenciaba de sus antepasados: en sus cerebros habian sido implantados servoestimuladores cuando aun eran cachorros. Estos, los convertian en obedientes esclavos de aquel que poseyera un transmisor.

Se oyo un jadeo y luego un rugido. -Tigres laza, y nos han visto. Tienen a un ser humano que los dirige desde los alrededores, dijo el. Ghanima estuvo de acuerdo. Un paso en falso y estamos perdidos. Leto se metio en la cavidad y se arrastro hasta que la oscuridad lo rodeo. Oyo a Ghanima entrar. -Me he atorado. Es mi destiltraje, dijo ella. Leto se puso de pie, sabiendo que ponia su cabeza al alcance de cualquier garra. Tiro de ella fuerte y cayo junto a el. Miro hacia la hendidura dos metros por encima de ellos, cuando algo grande oscurecio las estrellas. Un gruñido hizo vibrar el aire. Era un antiguo sonido: el cazador hablandole a su presa.

-Uno de ellos me ha dado un zarpazo y me ha desgarrado la pierna, estoy sangrando, dijo ella. -Hazte un torniquete. Leto desenfundo su crys y golpeo la garra de uno de los tigres laza. La sangre chorreo por su brazo. Oyo el aullido. -Nos pusimos de acuerdo que si uno de los dos resultaba herido…¡dejame a mi el cuchillo!. Ghanima salio, apuntalandose contra la roca. Levanto el crys con la punta hacia arriba y se preparo a la manera Bene Gesserit. ¿Donde estaba aquel maldito animal?. -¡¡Taqwa!!, el antiguo grito de batalla Fremen, que significaba “el precio de la libertad”. Las garras tocaron su codo antes de tocara carne, pero evito que las garras le seccionaran la muñeca. Pero tras el terrible dolor noto como la punta envenenada del cuchillo se hundia en en el tigre. La hoja cayo de sus dedos entumecidos. El lamento de muerte del tigre lleno la noche…

…Leto, mirando a su hermana, sintio una repentina sensacion de perdida. Ahora el y Ghanima debian separarse. Durante todos aquellos años, los gemelos habian sido una sola persona. -Los que nos esten buscando pueden llegar aqui pronto. Podria haber un traidor entre ellos. Haz que Harah te oculte. Yo ire a Jacurutu…-Fondak, dijo ella. El asintio…tenian que ser el mismo lugar. Era la unica forma de que aquel legendario lugar permaneciera oculto. -Haremos lo acordado. -Volvere a tu lado, mi unica amiga. -Elige un buen gusano, dijo ella usando las palabras Fremen de despedida….Ghanima se armo de valor e hizo lo prometido. Leto habia muerto para ella. Tenia que llegar a creerlo. Debia condicionarse a si misma. No habia muchos seres capaces de engañar a una Decidora de Verdad, pero ella sabia como hacerlo gracias a las multividas que habian vivido…

Frank Herbert, “Hijos de Dune”.

Una respuesta a “Dune: El ataque de los tigres laza

  1. Apasionante escena, desde luego que hijos de Dune es una parte que recupera el ritmo Epico de Dune. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s