Dune: El robo de la no-nave

La presencia de las Honoradas Matres en Casa Capitular facilitaba la tarea de Duncan Idaho. Habian conseguido que las vigilantes Censoras y guardias de la no-nave se pusieran nerviosas. Los monitores mostraba un interminable fluir de naves de transporte descargando Honoradas Matres en el campo. La mayoria de las recien llegadas se mostraban curiosas acerca de la monstruosa no-nave sentada alli.

Murbella juega un juego peligroso!. Ella es todo lo que hay entre nosotros y el desastre. Sheeana le dio la señal evitando a los com-ojos de la nave. -Me seguiran. Sin pretenderlo, la Missionaria habia preparado el decorado para el dominio de Sheeana. La mayor parte de las hermanas sabian su poder lentente y peligroso. Ella poseia la llave para restaurar los controles de vuelo de la no-nave. Las minas habian sido retiradas, nadie podria destruir la nave en el ultimo instante con explosivos ocultos. Tan solo habia que tener en cuenta la carga humana. Teg vera mis elecciones, los demas…el grupo del Rabino y Scytale, tendran que correr el riesgo con nosotros, meditaba. Los Futars en sus celdas de seguridad no le preocupaban, ni tampoco los gusanos de la camara que controlaba Sheeana…

Mi presencia es un riesgo para ella, penso. Fueron recibido por un grupo de Censoras, La lider, Garimi, les indico que habian trucado los com-ojos. Sheeana dijo: -Debemos preguntarte si deseas marcharte antes de que escapemos en esta nave. Salvaremos lo que podamos. Murbella esta trastocando la Bene Gesserit. -Ire con vosotras. El dolor que vieron en su rostro no era simulado…

Duncan puso los codigos de los circuitos ID en la consola. Sus observaciones mentat le habian preparado para ello. Los circuitos llamearon sus proyecciones. El despegue fue un momento de confusion que hizo resonar todos los craneos, y que se corto cuando estuvieron lo suficientemente lejos de la superficie como para conectar los nulcampos y entrar en el Pliegue espacial.

Idaho observo su proyeccion. La vieja pareja estaba alli, en su jardin. Vio la red resplandeciendo frente a ellos. El hombre gesticulaba a la mujer, sonriendo con satisfaccion. Avanzaban en un decorado transparente que revelo circuitos de nave tras ellos. La red se hizo mas gruesa. Los labios del anciano modularon palabras: -Te esperabamos. Los dedos de Idaho se dirigieron a su consola hacia el circuito de control. Tenia que efectuar la disrupcion, vaciar segmentos enteros. La navegacion fue lo primero. Vio la red hacerse cada vez mas delgada y la expresion de sorpresa del anciano. La red se ladeo, se tenso, y Idaho borro los circuitos de memoria estelar. Todo dato desaparecio…

Sheeana comprobo consternada que habian emergido del Pliegue. Idaho no reconocio el esquema de ninguna de las estrellas visibles. -¡Hemos perdido todos los almacenamientos de datos!. Idaho se golpeo la sien. -No todos. Somos una nave inidentificable en un universo inidentificable, ¿no es eso lo que queriamos?.

Casa Capitular, Frank Herbert.

Una respuesta a “Dune: El robo de la no-nave

  1. Un golpe de efecto muy logrado.:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s