Dune: Los discursos del Predicador (I)

-Me hallaba en el desierto de Zan, grito el Predicador, en aquella enorme y ululante desolacion. Y Dios me ordeno que limpiara aquel lugar. Porque aquel desierto nos provocaba. Aquel desierto nos hacia sufrir, y eramos tentados por aquella desolacion a abandonar nuestras tradiciones.

Bestias salvajes infestan nuestras tierras. Afligidas criaturas llenan vuestras casas. Vosotros, que habeis huido de vuestros hogares, ya no multiplicais vuestros dias sobre la arena. Si, vosotros habeis abandonado nuestras tradiciones, morireis en vuestras hediondas madrigueras si continuais por este camino. Pero si escuchais mis advertencias, el Señor os guiara a traves de una tierra de pozos hasta las Montañas de Dios. Si, Shai-Hulud os guiara.

Vosotros os rebelasteis. Vosotros llevais la carga de nuestro desierto. Yo he estado en aquella desolacion. El agua se esparce sobre la arena desde los destruidos qanats. ¡El agua ha caido del cielo en la cintura de Dune!. Ese agua se ha convertido en sangre. ¡Sangre sobre nuestra tierra!. Mirad nuestro desierto que se alegra y reverdece; ha atraido a los extranjeros y los ha seducido hasta tal punto que se han mezclado con nosotros. ¡Vienen para la violencia!. Mantienen cautiva la arena, chupan su abundancia. Esta escrito: “Y me ergui de la arena, y vi a una bestia surgir de ella, ¡y en la cabeza de esa bestia habia el nombre de Dios!”.

(Ultimo discurso en la Plaza del Templo de Alia, del Predicador)

—————————————–

¡Os traigo cuatro mensajes!. Cada uno es para una cierta persona. El primero es para Alia, soberana de este lugar. Quiero hacerle una advertencia: ¡Tu que posees en tu seno el secreto de la duracion, has vendido tu futuro por una bolsa vacia!.

Mi segundo mensaje es para Stilgar, el Naib Fremen, que cree poder trasladar el poder de las tribus al poder del Imperio. Mi advertencia para ti, Stilgar: la mas peligrosa de todas las creaciones es un rigido codigo etico. ¡Se volvera contra ti y te conducira al exilio!.

Mi tercer mensaje es para la Princesa Irulan. ¡Princesa!. la humillacion es algo que nadie puede olvidar. ¡Te advierto: huye!.

Mi cuarto mensaje es para Duncan Idaho. ¡Duncan!. Te han enseñado a creer que la lealtad compra la lealtad. Ohhh, Duncan, no creas en la historia, porque la historia es impulsada por el dinero en cualquiera de sus formas. ¡Duncan!. Toma tu alternativa y actua del modo que creas mejor.

Ahora, predicare para vosotros. Este es un sermon del desierto. Va dirigido a los sacerdotes de Muad’Dib, aquellos que practican el ecumenismo de la espada…Os digo que habeis abandonado a Muad’Dib. ¡La santidad ha reemplazado al amor en vuestra religion!. ¡Buscais la venganza del desierto!…¡Prevengo a los sacerdotes de Muad’Dib!. ¡El fuego del precipicio os quemara!. Aquellos que han aprendido la eleccion del autoengaño permaneceran victimas de este mismo engaño. ¡La sangre de tu hermano jamas puede ser borrada!.

(Sermon del desierto, del Predicador).

Click para acceder a los Discursos del Predicador (II).

Una respuesta a “Dune: Los discursos del Predicador (I)

  1. Todo una exhibición verosimil, de la religión como intrumento de poder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s