Dune: La Batalla de Tleilax

“Para un guerrero curtido, cada batalla es un banquete. La victoria tendria que saborearse como el vino mas exquisito o el postre mas extravagante. La derrota es como un pedazo de carne rancia”. (Enseñanzas de los Maestros de Ginaz).

-Me parece que tu ciudad esta ardiendo, Hellica. Tendrias que haberte unido a nosotras frente al enemigo que se acerca. Moriras de todos modos. ¿Por que no morir luchando contra un oponente real?.
Hellica rio escandalosamente. -Es imposible combatir al enemigo!. Por eso tomamos lo que queremos y nos trasladamos a terreno fertil antes de que llegue. Sin embargo, si tus brujas desean distraerlo con batallas inutiles, bienvenido sea el retraso, asi nos facilitareis la huida…

…Mientras miraba a aquella mujer con dureza, Murbella la imagino muerta, derrumbada al pie de la tarima donde estaba su trono. La imagen era tan clara que casi parecia un momento de prescencia. Una tecnica clasica de los maestros de armas. Nuevas explosiones sacudieron la ciudad. Las naves de ataque de la Nueva Hermandad caian sobre Tleilax y hacian temblar el Palacio de Bandalong

…Murbella subio los escalones a saltos, en el mismo momento que lo hacia Hellica. Colisionaron como satelites, pero mediante la tecnica de los antiguos maestros, uso el equilibrio y peso para caer sobre ella. La Madre Comandante le hizo un largo arañazo en la cara a Hellica, que a su vez golpeo con la cabeza en la frente…una Honorada Matre luchaba de forma impulsiva y violenta, pura velocidad y fuerza. Murbella tambien poseia esos rasgos, combinados con la maestria del arte largamente olvidado de la Escuela de Ginaz y la Bene Gesserit

…Murbella no necesitaba una espada, no necesitaba ningun arma, le bastaba consigo misma. Vio un punto vulnerable y ataco. su pie derecho encontro el camnio bajo la caja toracica de Hellica y la golpeo directamente el corazon. Los ojos de la mujer se abrieron exageradamente y se desplomo…miro entonces a las Honoradas Matres que aun quedaban con vida. -¡Basta!. ¡Ahora yo soy vuestra Madre Superiora!. Por su zona de vision periferica, Murbella vio como Hellica empezaba a cambiar. Nariz chata, boca pequeña, ojos negro de muñeca. -¡No habeis tenido reparos en obedecer a un danzarin rostro!. La mayoria se detuvieron perplejas. -¡Mirad a vuestra lider!…Alli y en Gammu. ¿Hasta que punto se extendia aquella infiltracion?.

“Cazadores de Dune”, de B.Herbert y Kevin J.Anderson.

Una respuesta a “Dune: La Batalla de Tleilax

  1. Una buena escena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s