Dune: La ceguera de Usul

“La primera luna brillaba alta sobre la ciudad cuando Paul, con su escudo activado y brillando debilmente, emergio de la calle sin salida. Un viento levantaba arena y povo que obligaba al enano Bijaz a parpadear y protegerse los ojos. -Debemos apresurarnos -murmuro el enano- ¡Apresurarnos!. -¿Captas algun peligro? -pregunto Paul. -Sé el peligro!. Bijaz se acurruco y gimio…

…Un suave silbido nacio por encima de los demas sonidos, crecio, se convirtio en un rugido cuando aun sus oidos estaban llenos del silbido original. Se convirtio en un halo de color terracota que oculto las estrellas y trago la luna. Paul reconocio el sonido y el destello de su vision. Ocurria lo que debia ocurrir. -Un quemador de piedras! -exclamo alguien.

Puesto que era lo que se esperaba de el, Paul se cubrio el rostro con un brazo y busco refugio en una casa, pero ya era demasiado tarde. Donde habia estado la casa de Otheym se levantaba ahora una columna de fuego, un chorro cegador que rugia hacia el cielo. Proyectaba un feroz brillo…El suelo empezaba a calentarse bajo Paul. Los Fremen a su alrededor comprendian que correr no era ninguna salvacion. El daño principal ya estaba hecho y ya solo se podia esperar que la patencia del quemador se extinguiera. Las radiaciones ya habian penetrado en ellos. -Dioses…un quemador de piedras -jadeo alguien- Yo…no…puedo quedarme ciego…

El ruido disminuye. Podia sentir el final de sus efectos con la yemas apoyados en el suelo de la calle. Profundo, cada vez mas profundo, sentia morir el quemador…-¡Mis ojos!. -¡No puedo ver!. Alguien que estaba mas cerca que yo, penso Paul…La bruma de los ojos de Paul se convirtio en tinieblas. Convoco a su vision oracular, y se encajo en el surco del tiempo, tuvo consciencia de aquel lugar y el momento, realidad mezclada con prediccion. -¡Todos quietos! -les grito. La ayuda esta en camino…

...¡Stilgar! -le llamo, agitando el brazo. -Gracias sean dadas a Shai-hulud!– grito- ¡Vos…no!.– en el repentino silencio, la vision interna de Paul vio a Stilgar inmovilizado ante el con expresion de agonia. -Oh mi Señor, Usul, Usul… -Apresuraos y socorred a aquellos que estaban mas cerca del quemador. Se volvio hacia Stilgar. -¿Podeis ver, mi Señor? -pregunto.- ¿Como?. Por toda respuesta, Paul tendio sus dedos hacia la mejilla de Stilgar por encima de su filtro bucal, y noto lagrimas. -No necesitas darme tu humedad, viejo amigo. No estoy muerto. Han cegado mi cuerpo, pero no mi vision.

Mesias de Dune, de Frank Herbert. Dibujo de Moebius.

3 Respuestas a “Dune: La ceguera de Usul

  1. La verdad es que, leyendo el libro, se ve desde el primer momento que es una encerrona trapera. Y cayeron como ingenuos. En fin, ojos artificiales de la Bene Tleilax para todos, y Paul con su visión presciente.

  2. Buen artículo.:)

  3. curioso acerca de los ojos tleilax..aunque me parece algo engañoso, dado que los tleilax no son realmente mecánicos, muy por el contrario, su tecnología es mas que nada orgánica, mientras que los ojos son mecánicos..o me equivoco, tal vez he pasado algo por alto, de todas maneras me gustaría ver esos ojos Tlelaxu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s