Dune: La muerte del Duque Leto

“El rostro de Yueh estaba lleno de tristeza cuando se inclino sobre el Duque Leto y toco su frente. -La droga de esta aguja es selectiva. Podeis hablar pero os aconsejo que no lo hagais. No puede ser Yueh, penso Leto. Esta condicionado. -Lo siento, mi querido Duque, pero hay cosas mucho mas fuertes que esto -, toco el tatuaje diamantino de su frente-, pero quiero matar a un hombre. Si, lo quiero realmente. No a vos, mi querido Duque. Es al Baron Harkonnen a quien quiero matar.

-Calmaos, por favor, mi pobre Duque. Ese diente que os implante tras vuestra caida en Narcal debo sustituirlo. Un duplicado exacto, que escapara a todos los examenes y detectores. Pero cuando apreteis violentamente vuestra mandibula, la capa externa se rompera. Al expeler muy fuerte el aliento, difundireis a vuestro alrededor un gas letal…estais condenado, mi Duque -dijo Yueh-…Yo no conseguire acercarme al Baron, de otro modo lo hubiera hecho yo mismo. Pero vos…¡mi adorada arma!. Querra veros muy de cerca, para reirse de vos, para gozar con vos…Entonces recordareis el diente….A cambio salvare la vida de vuestra mujer y vuestro hijo. Nadie mas, salvo yo, puede hacerlo…

…El pensamiento se iba abriendo paso en la mente del Duque. ¡Paul y Jessica han escapado!. Y habia en su memoria un pacto. Casi podia recordarlo. ¡El diente!. ¡Una capsula de gas letal!.

-¿Cuanto tiempo seguira drogado?– pregunto el Baron. -Quizas otra hora, mi señor– respodio el Mentat. -Quizas. esa forma gris y confusa de mas alla es el Baron, penso Leto. La estancia se extendia y comprimia, danzaba, oscura, brillante a sus ojos. -Creo que vuelve en si, Baron. -Puedes oirme, Duque Leto– dijo el Baron. Se que puedes oirme. Queremos saber de ti donde estan tu concubina y el muchacho que engendraste de ella. Entonces es cierto: no tienen a Paul y Jessica, penso.

Leto sintio que sus fuerzas volvian a el…Yueh…el gas letal…-Tu tenias un plan de emergencia. ¿Donde los enviaste?. Tu anillo ducal no esta aqui. ¿Donde esta?. No respondes -dijo el Baron HarkonnenVas a obligarme a hacer algo qe no deseo. Piter usara metodos simples y directos. -Sebo hirviendo en la espalda, en los parpados, o en otras partes del cuerpo. Es especialmente efectivo cuando el sujeto no sabe en que punto sera aplicado la proxima vez -dijo De Vries.

Leto miro fijamente, y se pregunto que estaba esperando. El diente pondria fin a todo muy rapidamente. pero…la vida habia sido tan hermosa en su mayor parte. Caladan, Paul…Aterrado ante el temor de que le Baron Harkonnen pudiera escaparsele, mordio salvajemente, y noto la capsula del diente romperse. Abrio la boca y expelio el vapor que sentia sobre su lengua…Leto Atreides oyo un jadeo junto a su oido…la voz del Mentat Piter De Vries. ¡Tambien le he cogido a el!…Todo se fundio en una simetrica destruccion. Silencio.”

Dune, de Frank Herbert

El Duque Leto I Atreides y su muerte en Arrakis. Tambien conocido en el Landsraad como el “Duque rojo” (por el color rojo del halcon de los Atreides, no por ser de izquierdas), fue interpretado por Jürgen Prochnow en la pelicula de David Lynch del 84, y por William Hurt en la Miniserie de Sci-Fi Channel en el 2000.

4 Respuestas a “Dune: La muerte del Duque Leto

  1. Una muerte necesaria, para propiciar que Paul, su hijo, llegara a ser lo que fue…lo del diente postizo es ingenioso, lástima que el Barón Harkonnen se salvara de milagrín.

  2. El valor de la desesperación. Un gesto noble hasta el final. Morir, intentando acabar con sus enemigos, para salvar a su mujer e hijo.:)

  3. Ya que Cauron ha contado que el Baron se salva por un pelo 🙂 diremos que lo que le salva es el escudo protector que lleva puesto mientras esto ocurre, y que ni el se cree su buena suete, despues de despreciar a Peter De Vries por su muerte (y que le llevara a querer “fichar” a Thufir Hawat).

    Me gusta ese momento en el que recuerda o hermosa que ha sido su vida…es como eso que dicen que ves pasar la pelicula de tu vida ante tus ojos antes de morir.

  4. Como decían las bulerías del grupo de Fot Aël, cantadas por Poli con los Fremen y tocadas con baliset por Avelino, en la Crónica en la que aparecen en Arrakis tras una tormenta de arena:
    “Al Duque Leto lo llaman/ Leto Cacojones/ porque lo mató Yueh/ y ya no tiene obligaciones”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s