Dune: Asesinar a un Emperador

“Tres dias despues, Fenring se deslizo como un fantasma entre los escudos y detectores de palacio y se detuvo ante el Emperador dormido, que roncaba a pierna suelta. -No le importas a nadie en el universo,- penso.

Ninguna otra persona habria podido entrar en el dormitorio del anciano Emperador Elrood IX. Pero el tenia sus metodos: un soborno aqui, un horario manipulado alli, una concubina indispuesta, un portero distraido, el chambelan enviado a un recado urgente. Lo habia hecho muchas veces, preparando lo inevitable…Ahora, segun su calculo preciso (del que se hubiera sentido orgulloso hasta un Mentat), Fenring contaba con tres minutos, cuatro con suerte. Tiempo suficiente para cambiar la historia.

Con el mismo calculo de tiempo exacto que habia calculado, asi como sus ensayos con maniquies y dos infortunadas criadas de las despensas de la cocina, Fenring espero inmovil, en tanto estudiaba la respiracion de la victima…En un mano sostenia una larga aguja del tamaño de un microcabello entre sus esbeltos dedos, y en la otra sostenia un tubo opaco…entre dos aspiraciones de Elrood, Fenring acciono una palanca del tubo y rocio el rostro del anciano con un potente tubo anestesico…

…A continuacion, una aguja autoguiada, fina como una fibra, ascendio por la nariz del hombre, atraveso sus cavidades nasales y se alojo en el lobulo frontal del cerebro. Fenring no espero ni un instante para lanzar la bomba de tiempo quimica. Todo acabo en cuestion de segundos. Sin pruebas ni dolor. El diminuto catalizador creceria y multiplicaria los daños, como la primera celula podrida de una manzana.

Cada vez que el Emperador consumiera su brebaje favorito (la cerveza de especia), su cerebro liberaria diminutas dosis de veneno catalizador a su flujo sanguineo, transformadose quimicamente en “chaumurky”, un veneno administrado en la bebida, pudriendo su mente poco a poco. A Fenring le encataba la sutileza.”

La Casa Atreides, de B.Herbert y Kevin J.Anderson

Una respuesta a “Dune: Asesinar a un Emperador

  1. Los entresijos del poder, no hace mucho que a un ex agente de la KGB lo envenenaron con una sustancia radioactiva, para que luego digan que la realidad muchas veces no supera la ficción. Los dibujos muy chulos. El recojedor de Gollus es una pasada, siempre tien algo nuevo e interesante. A ver si vemos mas dibujos de John Sandman.:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s